Consejos para Tener un Corazón Sano

185

Es claro como el cristal – su dieta tiene un efecto profundo en su salud física y mental. Cuando se combina con una rutina regular de ejercicio físico, sueño adecuado y estilo de vida mínima de estrés, que allanan el camino hacia una vida larga y saludable!

En términos de salud cardiovascular, es un hecho bien conocido que una dieta saludable que comprende de determinados alimentos para el corazón se pregunta para mantener las enfermedades del corazón.  Con enfermedades cardiovasculares siendo el numero uno de los asesinos de hombres y mujeres a nivel mundial, es importante para mantener un corazón sano mediante el consumo de alimentos que ayudan a los niveles más bajos de colesterol, controlar los niveles de presión arterial y azúcar en la sangre y mantener un peso corporal saludable. Aquí hay algunos consejos de dieta saludable para el corazón que trabajan en la prevención de las enfermedades del corazón.

1. Controle su tamaño de las porciones
Comer bien comienza con comer el tamaño correcto! Rellenarse con comida es una manera segura para añadir calorías no deseadas. Trate de usar una pequeña placa para controlar el tamaño de la porción. Incorporar grandes porciones de frutas y verduras, al tiempo que reduce las porciones de los alimentos procesados. Es una buena idea para hacer un seguimiento del número de partes o porciones que se consumen. Para empezar, utilice una taza de medir, cuchara o escala para realizar el seguimiento del tamaño y el peso de sus porciones.

2. Reducir las grasas no saludables
Las grasas saturadas y trans aumentan los niveles de colesterol “malo” – lipoproteínas de baja densidad (LDL) – en su cuerpo, lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Trabaja para limitar o totalmente cortar las grasas trans de su dieta. Limite su consumo de alimentos procesados o envasados, tales como papas fritas y galletas. Reemplazar las grasas sólidas como la mantequilla y la margarina hidrogenada con aceites vegetales líquidos como el aceite de oliva o aceite de girasol. También puede cambiar la leche entera con bajo contenido de grasa o leche desnatada.
3. Incorporar grasas saludables

No todas las grasas son malas para usted! Ácidos grasos omega 3, ácidos grasos omega 6 y grasas monoinsaturadas están trabajando para aumentar los niveles de colesterol HDL (lipoproteínas de alta densidad) que son buenos para el corazón. Los pescados grasos como el salmón, la trucha y el arenque son fuentes ricas en ácidos grasos Omega 3. Los aceites vegetales y nueces de soya son buenas fuentes de ácidos grasos Omega 6, mientras que los cacahuetes, las nueces, almendras, castañas de cajú y los aguacates son una buena fuente de grasas monoinsaturadas. Una forma sencilla de añadir grasa saludable a su dieta es moler la linaza y añadirlo a los cereales, mezclas para el desayuno o alimentos horneados. Sin embargo, la clave es la moderación; todos los tipos de grasas tienen un alto conteo calórico.

4. Consumir proteínas de bajo contenido graso

Las carnes magras como pollo y pescado, huevos y productos lácteos bajos en grasa como la leche desnatada son excelentes fuentes de proteína baja en grasa. Como se mencionó anteriormente, los pescados grasos como el salmón, arenque y la caballa son fuentes ricas en ácidos grasos Omega 3. Alternativamente, se puede consumir linaza, aceite de canola, nueces y soja para fuentes vegetales de ácidos grasos Omega 3. Se puede sustituir por completo la proteína animal para la proteína de la planta mediante el uso de leguminosas como frijoles, lentejas y guisantes. Estas son buenas fuentes de proteína, contienen menos grasa y sin colesterol.

5. Disfrute de frutas y verduras

Además de ser fuentes de súper ricos en fibra dietética, vitaminas y minerales, las frutas y verduras son bajas en calorías y pueden frenar sus dolores de alimentos altos en grasa, tales como alimentos y bocadillos procesados. Siempre mantenga un plato de fruta o una caja de verduras cortadas a mano en el refrigerador por algunos bocadillos saludables, o para preparar una ensalada fresca! Incorporar las verduras, especialmente verduras de hoja, en su cocina. Añadir leguminosas como frijoles, lentejas y frijoles a su dieta. Las zanahorias, los tomates y el apio son ricos en fibra insoluble, mientras que las bayas, frutas cítricas, frijoles, nueces, manzanas y peras son ricas en fibra soluble. Ambos tipos de fibra son saludables para el corazón.
6. Ser fan de granos enteros!
Los granos enteros son fuentes ricas en fibra y otros nutrientes vitales que ayudan en la regulación de la presión arterial, lo que se mantiene un corazón sano. Sustitutos de arroz y harina refinada productos de línea blanca como el pan blanco, galletas y así sucesivamente con harina de trigo integral, pan integral, avena, cereales ricos en fibra y granos enteros como arroz integral.
7. Reducir el consumo de sodio
niveles altos de sodio puede aumentar la presión arterial, lo que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Limite su consumo de sodio al reducir la cantidad de sal y alimentos salados en su dieta. Evitar los alimentos y condimentos con alto contenido de sodio como la sal de mesa, sopas y alimentos enlatados, salsa de soja y jugo de tomate. Reemplazarlos con hierbas y especias, alimentos bajos en sodio marcado y las salsas y los sustitutos de la sal.
Además de seguir una dieta saludable para el corazón, es importante llevar una vida libre de estrés, combinado con una actividad física adecuada y dormir regulado para mantener su cuerpo energizado, su mente fresca y su corazón cada vez más saludable!